Palavra do Dia

martes, 29 de diciembre de 2009

¡No soy yo!

En realidad... todo lo que escribí, no lo escribí yo...
¡De verdad!
Es alguien que me usa, y se oculta, y me dicta todo lo que escribo...
Yo no soy la culpable de ser así, hay muchos otros dentro de mí.
Me da vergüenza lo que mis manos escriben. Me da pudor. Me pone nerviosa. Me da miedo. Ellos hacen que me toque, aún cuando no quiero. Cuando estoy dormida, mis manos toman destino propio, y me estrechan contra mí misma... me tocan toda... me excitan... me ensucian... Y lloro, pero solo en sueños, porque no me dejan despertar. Ellos controlan todo este cuerpo, me empujan a hacer cosas que no quiero.
Ellos, los que controlan mis pensamientos, están dentro de mí. Ellos me dictan, están en mi cerebro... no soy yo... (...)


Ayúdenme...
Lovindark

jueves, 24 de diciembre de 2009

Noche buena no?

Todos escucharán sus villancicos, yo escucharé mi rockcito...

todos celebrarán con su chocolate y su panetón, yo celebraré con mi vinito...

todos regalarán lindos obsequios, yo esperaré haber si me cae uno del cielo...

todos cenarán pavo y ensalada, yo previero criar a ese pavo...

todos le agradecerán a Dios, yo agradeceré a los ovnis...

todos... todo casi todos lo harán... pero no son todos pues... algunos no lo harán...


Lovindark

El último ¡te amo!

Pero yo era consciente
Que todo esto algún día acabaría,
¡Lo sabía!
Aunque deseaba con toda el alma
Que ese fuera el día de mi muerte;

Pero en las cosas del amor y de la vida
Casi siempre las cosas no salen como en los cuentos de hadas,
Es mas, ¡nunca salen así como lo deseas!,

De todas formas solo quería decir:
¡Te amo!
Lovindark - 2005

jueves, 10 de diciembre de 2009

El fin

Y así,
¡todo se derrumbó…!

Como una gran torre de naipes
vi caer mi vida,
y mi corazón se rompió como un frágil cristal,
que con una sola caricia
o un solo beso se quiebra fácilmente;
y con una lágrima que envuelve una brillante estrella,
logra desfogar todo su amor definitivamente…
Lovindark - 2005

martes, 3 de noviembre de 2009

Como quisiera

Como quisiera,
cuando abro la puerta
encontrarte con los brazos abiertos…

Como quisiera,
cuando estoy cerca de ti
acariciarte y abrazarte…

Que lindo fuera,
cuando al sentir tus manos,
tomes las mías
y puedas decir… ¡te amo!

Aunque el dolor de este amor
traspase todo mi ser,
llegando hasta el epicentro de mi alma
golpeando bruscamente mi corazón.

Y quisiera saber,
hasta cuándo amaré…

¡Qué ironía vaya…
si el amor nunca se acaba!

Lovindark - 2005

A la vida hoy

Vida ¿no?
¡maldita ramera!
por qué me haces venir a tí si no te interesa;

vida ¿no?
¡ja!, como si linda fueras,
más es lo que le haces perder el tiempo a la gente pensando en lo que le diste...

¡Maldita seas!
¡No deberías existir!
¡No debiste existir nunca!

Lovindark

jueves, 15 de octubre de 2009

El hombre: ¿Natural, obligatoria o convenidamente social?


No es sorprendente escuchar que el hombre sea un ser “naturalmente social”. Pues incluso, desde por los menos nueve meses atrás, nuestros padres han debido, desenvolverse en un ambiente social. Entonces, cuando un nuevo niño viene a este planeta, no es asombroso que encuentre un sistema ya regido por las normas y demás previamente establecidos por la comunidad a la que ahora pertenece. Ahora, este nuevo individuo, tendrá que regirse y actuar de acuerdo a lo que sea bueno o malo para la sociedad, mas no lo que sea conveniente o natural para él. Las costumbres, normas, apreciaciones sobre el bien y el mal, la religión, la supersticiones; todo esto se una para consolidar a una nueva persona que quizá pudo desarrollarse mejor sin tener tantas influencias sin su consentimiento. Entonces, con todas estas influencias no pedidas, con todas aquellas ideologías que nos puedan inculcar nuestros padres desde la infancia, con todos estos reglamentos con los que nos chocamos una vez venidos a la tierra; ¿será cierto que el hombre es un ser naturalmente social?

Sin duda, todas estas normas y exigencias a la cual estamos sometidos todos, o al menos la gran mayoría de humanos, establecen un “orden social” - lo señalo de esta forma: ““”” ya que estas pautas no siempre han sido respetadas por sus mismos creadores, lo cual deja desconcertados a otros humanos que intentan mantenerse al margen de su propia realidad social - , que no nos quita libertad precisamente, ni mucho menos nos beneficia al máximo, pero quizá en determinadas circunstancias sí sean útiles.

Con relación a las costumbres, pues las adquirimos no solo de nuestro entorno familiar, ya que al ir a la escuela y tener amigos, indirectamente todos esos pensamientos y concepciones de vida que ellos poseen, terminan por influenciar los ya formados en casa. Quizá alguien piense: “bueno, pero para evitar esto podría educar a mi hijo en casa”, esto no es algo novedoso, se da en la actualidad en muchos países, donde incluso aquellos niños presentan un mejor resultado al postular a universidades que aquellos formados en instituciones educativas. Pero, ¿qué hay acerca de su interacción con el resto de niños?, pues estos mismos estudios presentaron que la mayoría de ellos resultaban ser personas introvertidas y poco sociables. Entonces, por todos lados se ve la necesidad de que en algún momento determinado se tenga que interactuar, es como si no hubiese escapatoria.

Por otra parte, si se habla de las creencias en sí, hay demasiado que remarcar. Desde mucho antes que nuestros padres incluso se conocieran, los padres de los padres de ellos ya poseían sus convicciones. Por ello, no es increíble que nuestros mismos padres se empeñen en hacernos creer y confiar en lo mismo que les enseñaron a creer y respetar a ellos. Obviamente, los padres nunca querrían nada malo para sus hijos - en realidad eso es lo que se espera que ellos piensen, pero uno nunca sabe - sin embargo, la influencia venida de ellos podría incitar en un mayor grado la disipación de nuestro propio análisis con respecto a la vida y ciertas creencias. Este es en realidad el caso de la religión. Muchas familias poseen esa creencia en un ser divino, y asumiendo que eso es lo mejor para vivir en bienestar común, lo siguen enseñando y transmitiendo generación por generación, formando así la misma conciencia a personas que no necesariamente necesiten de ello.

El aspecto reproductivo también juega un papel fundamental en la necesidad inminente de la sociedad. Tanto los seres humanos como los animales y hasta las plantas, desarrollan este aspecto tan elemental, el cual nos permite la continuidad y la no desaparición de nuestra especie. Fisiológicamente, esto también es requerido – quizá con excepción de algunos fieles que prefieran la abstinencia sexual como un método efectivo para su purificación espiritual y/o existencial -. Necesitamos así, la existencia de otros seres – de nuestro mismo linaje - para seguir con la reproducción de cada especie.

No obstante, no solo necesitamos de nuestra propia especie para poder mantenernos, es como si todos necesitáramos de todos para poder continuar. Qué sería de nosotros si no tuviéramos ni siquiera los vegetales, de hecho, no podríamos ni reproducirnos ni tener una buena evolución. Todos somos complementos para todos. Se sabe, que al morir una especie, no solo desaparece dicha clasificación animal, sino todo un ecosistema; esto ilustra claramente la repercusión total de un ciclo de vida. Si solo existiese una sola especie en nuestro planeta – sin tener en cuenta el talante nutricional -, podría llegar a existir una sobrepoblación de esta, y tal vez sería todo muy monótono y no existiría tema de conversación y mucho menos debates acerca de lo que sería mejor o peor.

Es en este punto de donde se desprende otra necesidad: la comunicativa. En ella se involucra directamente la interacción y con ello la sociabilización. Siendo una habilidad exclusiva de los seres humanos, – al menos hasta donde tenemos conocimiento - el habla sirve para poder intercambiar ideas y poder discernir ciertos pensamientos que pueden o no, ser comunes a los de otras personas. Con esto, lo que se pretende explícitamente es el intercambio e interacción que, como ya mencioné con anterioridad, promueven una socialización. Se imagina cómo sería nuestra existencia sin que exista algún medio de comunicación – considerando los gestos entre otros – de nuevo, todo sería como en el inicio; pero lo que se trata es justamente mejorar las cosas, no solo mantenerlas. Es aquí donde viene a entallar perfectamente la sociedad.

Por todo lo expreso, concluyo diciendo que el ser humano es “convenidamente y obligatoriamente social”, por llamarlo de alguna forma, pues no podría valerse exclusivamente por sí mismo; en individualidad absoluta nadie puede hacer algo realmente extraordinario. Esto podría resultar muy contradictorio y hasta incoherente si no solo nos enfocamos en las teorías o pensamientos que pudieron habernos presentado grandes estudiosos sin embargo, considero que esto es más real y propiamente humano que el afirmar que el hombre es un ser naturalmente social. Definitivamente, nadie subsistiría sin la ayuda de los demás, ¿con quién hablaríamos?, ¿de quién aprenderíamos?, ¿qué haríamos?, ¿con quién nos reproduciríamos?; esto no sería más que un desastre total. Alguna vez, alguien me preguntaba si se podría llegar a vivir en un lugar completamente aislado de la sociedad sin estar involucrados en ella, por ejemplo en una isla apartada en el medio del mar. Luego de pensarlo un poquito más, esta persona se retractó y dijo que quizá podría tener una tienda allí - obviamente ya no tan alejado de una comunidad - cosa que así podría comer y tal vez costear su propia subsistencia; enseguida le conteste que si tenia una tienda allí, lo menos que esperaba era que la gente vaya a comprar sus productos; y, dado el caso, iba a tener que interactuar con ellas. Para muchos esto podría ser decepcionante, conocer que jamás vamos a poder ser personas totalmente independientes es entonces un algo inalcanzable. Nuestra conexión obligatoria con la sociedad es algo irreversible.
Lovindark <3

domingo, 11 de octubre de 2009

Primer y Cuarto mandamiento… ¿bien estructurados?


Según la Biblia, al honrar al padre y a la madre todo nos irá bien y tendremos más vida en la tierra. Se dice que si no los honras puedes llegar a fracasar y que hay una promesa de por medio, la cual indica que todo esto se hace: “Para que te vaya bien”. Pienso que el hecho que te vaya bien en la vida y de que todas tus metas y triunfos como persona y profesional, no pueden derivarse por completo de las honras ofrecidas a los seres que te dieron la vida. Muchas personas que aman a su familia muchas veces están sufriendo, incluso con ellos mismos, todos incluidos en el dolor y la pena. Es preciso, según mi punto de vista, tener claras las cosas en cuanto a lo que se pueda realizar, tomando en cuenta que el éxito o el fracaso dependen de lo que hagamos nosotros mismos, por nosotros, y con amor. Si bien es cierto, deberíamos amar a nuestros padres, esto muchas veces no resulta por diversas situaciones, por ejemplo: ¿qué ocurre si te tocó como padre a un miserable que en algún momento abusó de ti?, pues jamás lo podrías amar aún si te pide disculpas por su error, así se confiese y predique la palabra, la herida causada jamás será eliminada ni de tu cuerpo, ni de tu mente; allí ya no importarían las explicaciones, sólo el hecho es lo que contaría. Cabe dejar en claro, que los abusos no solo se pueden dar de forma física, muchos padres maltratan a sus hijos de forma psicológica: los insultos, los gritos y todas aquellas expresiones de tortura, suelen ser futuros dirigentes de malas acciones que los propios hijos podrían adoptar con sus padres, las cuales podrían ser excusadas. Afirmo que la obediencia que le puedes ofrecer a tus padres, es la expresión, el fruto del amor que puedes sentir por ellos; por tanto, si no hay amor: ¿qué les ofreces? Ahora, ¿qué pasa cuando ellos no cumplen con sus responsabilidades de padres, y únicamente se concentran en su vida como si fuesen ellos solos?, ¿en serio tendríamos que velar por ellos cuando se encuentren viejos y necesitados?, en realidad no encuentro obligación o motivos sensatos para hacerlo. Por su parte, en la Biblia esta plasmado que el dios Yahvé se enoja cuando sus hijos no honran a sus padres, puesto que él también es padre, pero, nada se puede obligar a hacerlo sin voluntad ni amor propio. Se dice también, que este mandamiento no sólo se centra en el respeto que se debe ofrecer a los padres, sino también a los profesores, dirigentes e incluso a los sacerdotes, pues todos ellos son autoridades. Sin embargo, considero que a todas estas personas no se les debería respetar por el hecho que sean mayor que nosotros o porque la sociedad lo ha impuesto de esta forma; todo esto debe brotar sin necesidad siquiera que se diga, pues si amas a tus padres, sería ilógico pensar en hacerles mal; por el contrario, lo que un hijo lleno de amor buscaría sería complacerlos y agradecerles por todo lo que hacen por él y por su bienestar integral. Con respecto a los sacerdotes, puedo decir que siendo igual de humanos como nosotros, merecen un respeto; no por ser mayores, no por ser religiosos, sino porque son personas; y, si en efecto han hecho todo lo relacionado con lo que evocan, pues deben ser admirados y hasta tomados como modelos a seguir.

Lo previamente expuesto está relacionado con nuestro entorno físico, nuestros padres son visibles a los ojos nuestros. Pero ¿qué hay acerca del padre celestial? Si se dice que puedes llegar hasta al fracaso al no honrar a tus padres biológicos, entonces ¿qué tan fuerte se puede pronunciar el castigo con aquellos seres no creyentes en un padre celestial, del cual, se dice creó hasta a los padres de tus propios padres? Con esto es estar convencido que el amar a dios implica reconocerlo como algo supremo incluso a uno mismo, como que nadie vale más que él solo. Alguna vez escuché que si no estas con dios, estas perdido, en la nada e incluso hasta por el mal camino. Sinceramente, yo no se si esto se pueda confirmar en la vida real, pues muchas personas simplemente optan por hacer cosas que les satisfaga espiritualmente sin la necesidad imperiosa de afiliarse a un dios. Estas personas, como es el caso mío, no admitimos las inconsciencias de las cuales somos testigos a diario. Claros ejemplos de esto se pueden citar al no cuidar el ambiente, no se puede atrofiar el único lugar conocido que hasta ahora tenemos para habitar; además, las atrocidades avisadas a diario por los medios de comunicación, nos ilustran claramente el mal trato y las desconsideraciones con el prójimo. Por ello, estoy segura que no preciso de un dios que perdone aquello que es inconcebible para el amor en general. Con lo expuesto, no me siento ni mayor ni menor a otras personas, pero tampoco me siento igual de inconsciente que otras. Del mismo modo puedo afirmar que siendo no creyentes, mucha gente arma su vida en función a lo que ellos mismos anhelan para sí con sus propios fundamentos e ideologías, lo cual no debe, por ninguna razón, ser considerado como incoherente o descabellado. Otra afirmación con la que no concuerdo es que debemos amar a dios porque él nos amó primero. Esto suena más a un amor convenido que a uno real. Si al ofrecer amor no recibes exactamente lo que buscabas, tampoco vas a hacer el mal por esta causa; al contrario, se debe demostrar que ese amor es puro e incondicional, ¿no es de eso pues de lo que se trata? Amar sin condiciones es lo más hermoso que se puede ofrecer, siempre y cuando esto sea por voluntad propia, bajo ninguna conveniencia de salvación, de perdón o de promesa. Frente a todo esto, en realidad me gustaría saber qué es lo que piensan las personas del África sobre el primer mandamiento de la ley de dios y su iglesia. Hago mención a esto porque, como ya se sabe, la gente allí sufre y no lo hace por estaciones, esto está latente a diario. Las personas son víctimas de hambre, enfermedad, guerra y muerte; en serio me cuestiono si con todo esto deberían amar a dios sobre todas las cosas. Puede que esto sea para algunos como un vínculo que los una más con su fe y todo lo relacionado a su creencia, pero el sufrimiento puede ser tan exagerado que hasta quizá ni se acuerden de una religión o dios que en serio los proteja. De verdad quisiera saber.

Reflexiono y veo que en realidad se me hace muy fácil pensar en dónde no puedo encontrar a dios en mi vida y en mi planeta. Esto me hace cuestionar aún más su protección, de la cual algún día, cuando niña, me sentía guiada. De igual forma, esto me hace suponer una vez más, que si estoy aquí en un ahora y no en un antes o en un futuro, es definitivamente por algo. Las casualidades no existen, y si reflexiono sobre el amar a dios sobre todas las cosas, es porque no lo siento necesariamente así; del mismo modo, al pensar en honrar a mis padres para tener éxito y más vida en este planeta, me parecen en serio pura conveniencia que no sirve para construir personas; por el contrario, forma gente sometida que debe “amar” para no ser castigada y maldita por su creador.
Lovindark <3

viernes, 9 de octubre de 2009

Predisposición a un dios no analizado previamente

Desde ya el mundo se encuentra muy dañado, y no exclusivamente en el aspecto superficial (referida a la negligencia del hombre para con la naturaleza), si no que también en la esencia de aquello que nos forma (pensamiento). Estoy convencida que muchas personas se aferran a un Dios omnipotente que todo lo puede sólo por el temor de llegar a sentirse solas y desamparadas, lo cual manifiesta una cierta conveniencia hacia el apego tradicional de un alguien en el que ni siquiera se han tomado la molestia de reflexionar o analizar, no sólo desde un punto de vista de la “fe”, la que puede o no ser ciega de acuerdo a como la veas, si no también enfocados en lo que es o no meramente sensato.

Si bien es cierto, somos resultado de la coalición del espermatozoide y el óvulo, al fin y al cabo nacemos ya casi independientes no del punto de vista biológico ni social (puesto que dependeremos de nuestros padres al inicio), sino del punto de vista espiritual, ya que nuestra alma no se encuentra “tan” ligada a la de nuestros procreadores (quizá lo estén, y recalco esto en relación al karma), pero al fin y al cabo todo dependerá básicamente del ser que cada persona quiere ser decidiendo o no optar por la aceptación a Dios, lo cual también debería ser aun más libre en la actualidad, ya que los padres hasta ahora siguen inculcándole a Dios a sus hijos, cuando ni siquiera ellos han empezado, por disposición propia, a reflexionar sobre ello. He aquí un indicio de futuro conflicto, pues aquel niño/a que fue casi programado en su creencia hacia Dios podría empezar a cuestionarse sobre esto, y algunos, al no encontrar respuesta concreta sin basarse sólo en la fe, obviamente entrará en un estado de trance muy amplio y complicado, remarcando aquí también lo propio de la edad ya que muchas de estas interrogantes aparecen con el factor maduración que está ligado además con la edad de cada ser. Esto me resulta muy interesante, porque partiendo de un caso como este, aquella persona, después de haberse debatido entre el creer o no, llega a un estado final, en el cual, desde mi punto de vista, recién estaría planteando lo que es bueno o no para sí mismo.

Ahora, si la existencia de ese Dios no hubiera estado en un debate desde el inicio de la aparición de esa persona, se hubiese evitado todo ese proceso, que además de tiempo, puede llegar a generar problemas hasta con la misma familia, pues al cuestionar la existencia de este, es más que seguro que te connoten como un blasfemador de la verdad que no es tan verdadera; y de todas formas, eso llega a generar cada vez más y más anticuerpos hacia ese ser todopoderoso, el cual, en vez de generar respuestas bien sustentadas, es sostenida en la fe, de la cual a veces ni sabemos el significado de todo lo que abarca esta propiamente dicha. Ahora, si cada cual analizaría sobre el origen de las cosas, se podría rescatar mucho más la importancia de la naturaleza, porque es ella de quien provienen todas las cosas que tomamos para alimentarnos, vestirnos y hasta adueñarnos; por lo tanto, cada quien buscaría un sentido más espiritual de lo que hace y ofrece para sí, pues la acción y/o control de dios ni siquiera existiría en nuestro pensamiento. Aquí es donde baso mi forma espiritual de ver las cosas, pues al fin y al cabo, el objetivo que tiene el haber creado a dios es básicamente para elegir lo bueno para encaminar nuestra vida; y, como todo parte de un boomerang increíblemente existente, todo es recíproco, incluso lo bueno y lo malo volverá, porque más que una ley divina, es la ley de la vida impartida por la naturaleza, dada por excelencia por ella.

A través de este pensamiento, puedo afirmar que la naturaleza tiene vida propia. Puede parecer absurdo el haber leído esto, pero desde mi punto de vista, pienso que es aun más absurdo darle responsabilidades y atribuciones a un ser creado por el hombre para hacerle compañía, porque por más que se hable de la fe como la respuesta divina a todo lo irrazonable que abarca dios, no hay coherencia ni fundamentos que lo puedan afirmar mas que su misma fe.

Aquí otra pregunta: si dios existe, entonces… ¿Quién lo creó?

Como ya lo había mencionado, pienso que fue el mismo hombre en su afán de búsqueda de una de sus tantas necesidades básicas: el apetito de compañía; sabiendo esto, porqué es ese afán de hacerle creer a cada ser que respire el aire de este planeta que él los creo, cuando ni siquiera los que te quieren hacer creer eso lo creen. Es un gran laberinto tratar de entender esto, pues ni siquiera los bisabuelos que aun viven recuerdan cuales fueron las premisas con las que les hicieron creer en él. Esta libertad e independencia con la que ya nacemos, tiene que perdurar por el simple derecho que tenemos ya sobre nosotros mismos, no puede ni debe ser manipulada siquiera por los que aportaron a nuestra formación y creación material, puesto que si vivimos, también es por elección propia. Aquello va en relación directa con la vida, la elección que tenemos al tenerla y la muerte, por eso, frente al suicidio mi posición no es ni de condena ni de aplauso. Partiendo del hecho de que somos seres humanos, los cuales somos falibles frente a diversas situaciones, la concepción de la vida y la decisión propia de la muerte es relativa. Y es justamente lo que el concepto del dios que te quita y te da la vida no te permite aunque sea pensar en esto como una opción libre y existente. Yo me pregunto porque una vez más, quien lo eligió como el poseedor de toda la verdad, porque ni siquiera su verdad es concreta y asertiva.

No quisiera parecer tampoco un alguien que todo lo rechaza por falta de “evidencia”, paradójicamente creo en un algo superior a mi, el cual tiene a su vez relación con mi ser interior. No se si describirlo/la como una gran fuerza que es trasladada de adentro hacia afuera o a la viceversa, pues además guarda relación con la naturaleza como yo misma la puedo plantear, pero de lo que si tengo certeza es que no tiene sexo y que es muchísimo más que universal. Frente a esto, puedo asegurar que si hubiese sido tal mi grado de pasividad con respecto a lo que mi familia me inculcó, no hubiese podido formar siquiera mi personalidad ya que de allí me baso en lo que es bueno y relevante para mí, según el criterio autóctono que concebí al fijarme en mis propias conveniencias como ser humano y en las de todo aquello que me rodea, considerando también lo que no es esencialmente humano. Este es otro punto del cual no se examina mucho porque sencillamente no nos conviene tanto. Aún cuando en la Biblia nos relatan sobre el uso de los animales para beneficio de la humanidad, no puede ser justo que la creación de estos sea únicamente por cuestiones beneficiarias a los humanos. No se han puesto a analizar acaso que a ellos también les causa dolor el corte, el sangrado y la tortura por la que tienen que pasar para alimentarnos. (¿?).

De todas las veces que asistí a las misas, no recuerdo haber escuchado algo pequeño con referencia a los animales y el consumo de ellos. Y, si en tal caso fuese totalmente aceptable, ¿por qué algunas religiones practican el veganismo? Mi respuesta es porque definitivamente no es del todo aceptable comernos entre seres vivos aunque tengamos diferentes atuendos y no todos hablemos o codifiquemos del mismo modo que otros. El habla no nos hace mas ni menos, por el contrario, tenemos que canalizar nuestros pensamientos hacia la pre concepción del respeto a la vida ajena, que nada nos compete.


Lovindark <3

jueves, 8 de octubre de 2009

Introlocker!

Hola a todos.
Soy "Lovindark" y he creado este espacio con la intención compartir muchas de las cosas que pienso o considero en ciertos momentos. No me enfoco en un tema en especial, la vida no es en sí específica; simplemente quiero escribir mis traumas y emociones, no para contagiárselas, pero para que sepan y afirmen lo tan inteligente y estúpido que alguien puede ser. Al fin y al cabo, somos humanos, ¿no?

Prefiero no publicar mi nombre, y si lo descubren, no lo digan. No es que no me guste, es solo que para escribir libremente me siento más cómoda con "Lovindark"...
...En mis escritos, muchas veces me siento sin calzones... Casi todo aquí es personal, personas y cosas que idealizo más de lo que debería... es algo así como un diario... un falso diario...
Lovindark